Explicado de una forma muy sencilla:

  • A la cantidad de agua que contiene la nave se le llama humedad relativa.
  • Cuando en el interior de la nave hay más temperatura que en el exterior,  el aire que circula por ella puede contener más agua.
  • Si ese agua que circula por el interior se enfriase de repente, llegaría a un punto en el que la humedad relativa podría llegar al 100%, momento en el que el agua se condensa.
  • Cuando el agua se condensa es cuando se forman las goteras en el interior de la nave.

Cuando nos ocurre esto no sabemos qué explicación darle y no es más que un fenómeno físico llamado condensación.

¿Cómo podemos solucionar este problema?

De un modo muy sencillo, ventilando la nave.

Tenemos que dejar  entrar aire de fuera para empujar el aire caliente de dentro.  Es como cuando ventilamos nuestra casa y al abrir dos ventanales se genera una corriente que la refresca.

El aire debe ser tomado desde la parte más baja de la nave – por medio de rejillas o por las puertas de la nave – y expulsado por la parte más alta – por medio de aireadores estáticos –  para que se produzca lo que conocemos físicamente como efecto Venturi. El aire va de menos temperatura (parte más baja) a más temperatura (parte más alta, porque el aire caliente pesa menos).

Además de eliminar las condensaciones que se producen en el interior de la nave ayudaremos a que baje la temperatura.

En la siguiente imagen adjuntamos un método rápido para calcular esta diferencia de temperatura:

 

02-como-solucionar-problemas-de-condensacion